Recetas tradicionales

El libro de cocina de supervivencia del año escolar

El libro de cocina de supervivencia del año escolar


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El libro de cocina de supervivencia del año escolar es un recurso excelente para cualquiera que tenga dificultades para encontrar el tiempo y la energía para ponerse sabroso, saludable, comidas para niños sobre la mesa, especialmente durante esos agitados meses de septiembre a junio. Se trata de más que hacer que los niños lleguen a la escuela a tiempo con un almuerzo para llevar saludable: se trata de adaptar un estilo de vida saludable a los horarios ya ocupados y descansar tranquilo, sabiendo que toda la familia está alimentada, alimentada y lista para abordar todos los cuestionarios sorpresa. informes de libros y actividades extraescolares a las que inevitablemente se enfrentarán.

Laura Keogh, y Ceri Marsh, son el equipo con sede en Toronto detrás de este libro de cocina que salva a los padres. Ambos son periodistas que trabajaron para la revista Fashion (como director de belleza y editor en jefe, respectivamente), y juntos escriben un blog llamado Crónicas de la batata, "Un sitio web dedicado a todo lo relacionado con la comida familiar".

Con magníficas fotografías y más de 100 recetas fáciles de seguir, este libro de cocina no debe ser comprado exclusivamente por aquellos con niños en edad escolar. Es una guía excelente y completa para comer de manera nutritiva incluso en los momentos más agitados. Aprende a dominar preparación de comida, transformar las sobrasy alimentar incluso a los comensales más exigentes.

Las recetas que aparecen en el libro incluyen:

Barras de quinua y chocolate con plátano

Muffins de tostadas francesas de tarta de arándanos

Pudín de chocolate y aguacate con chía

Hamburguesas de falafel

Muffins de pizza hawaiana

Orecchiette con pavo y brócoli

A compra El libro de cocina de supervivencia del año escolar, haga clic aquí.

La comida diaria: ¿Cuál es su filosofía de cocinar (y / o comer)?
Ceri Marsh: Nuestra filosofía es que la comida hecha en casa y compartida en familia es la mejor comida. Cuando sus hijos llegan a la edad escolar, puede volverse realmente difícil hacer malabares con sus horarios y su horario y aún así tener alimentos saludables en la mesa (¡y en las loncheras!). Queremos ayudar a las familias ocupadas dándoles recetas fáciles y deliciosas y las estrategias que les permitan hacer realidad la buena comida.

¿Cómo inspiró las recetas que eligió incluir en este libro?
Laura Keogh: Seleccionar las recetas para el libro fue una tarea fácil. Elegimos platos que eran los favoritos de la familia y que podían funcionar en el marco de un hogar ocupado. También queríamos asegurarnos de que las recetas complementaran todas las estrategias que ofrecemos en el libro, porque el que cocinar era tan importante como el Cómo hacemos que suceda. Entonces, por supuesto, necesitábamos algunos postres, ¡¿quién no ?!

¿Cuál es tu receta favorita del libro y por qué?
CM: ¡Oh, esa es una pregunta difícil! Amo tantas recetas en el libro porque son lo que hacemos para nuestras familias. Si tuviera que elegir uno, creo que iría con el pollo con mantequilla de cocción lenta. Es una receta fácil, con muy poca preparación, va a la olla de cocción lenta, así que puedes olvidarte de ella, y rinde mucho, por lo que tienes las sobras garantizadas. ¡Ah, y está súper delicioso! Probamos esta receta con muchas familias y siempre recibió críticas muy favorables.

¿Cuáles son algunos de los alimentos sin los que no puede vivir?
LK: Durante el año escolar, no puedo vivir sin los alimentos básicos de la despensa, porque realmente me ayudan a poner la cena en la mesa en caso de necesidad. Por ejemplo, cosas como pasta, huevos y granos me ayudan a crear platos durante la semana, especialmente hacia el final, cuando mis comestibles se están agotando. En otras palabras, una frittata es mi mejor amiga el jueves.

¿Prefieres cenar fuera o cocinar en casa?
CM: Sinceramente, depende del día de la semana. Un miércoles, quiero estar en casa con mi familia, asegurándome de que todos hagan la tarea, practiquen la viola y disfruten de una cena fácil. Pero los viernes a menudo estoy listo para un descanso, y a todos en mi familia les encanta una buena comida fuera. Tenemos la suerte de que nuestro vecindario en Toronto está lleno de lugares geniales e informales para comer sushi, ramen y pizza.

¿Cuál es tu comida o bebida favorita?
LK: A mi familia le encanta nuestra Orecchiette con pavo y brócoli porque es muy reconfortante, pero me encanta que rinda millas de sobras que puedo usar para almuerzos. De hecho, la mayoría de nuestras cenas en el libro rinden más que el promedio de cuatro porciones, porque creemos que debe maximizar su tiempo en la cocina y obtener más de una comida por esfuerzo. Es por eso que creamos la sección Transformer donde obtienes tres comidas de una proteína. ¡Queremos más tiempo con nuestras familias y menos tiempo en la cocina!

¿Cómo espera que los lectores utilicen este libro? ¿Qué esperas que se lleven?
LC y CM: Esperamos que la gente use nuestro libro de cocina como un libro de ejercicios en la cocina. Queremos inspirar a las personas para que prueben la planificación de comidas y la cocción por lotes para descubrir las formas en que esas habilidades pueden disminuir su estrés y su factura de comestibles. Nos encanta ver imágenes de recetas en Instagram que la gente ha probado; eso es lo más halagador de la historia.

¿Hay algo más que te gustaría compartir?
LC y CM: Nos encantaría compartir el secreto de cómo hacer que sus hijos limpien su habitación, ¡pero no lo tenemos!


Estas recetas harán que empacar los almuerzos escolares sea menos complicado

Hay pocos aspectos del regreso a la rutina del año escolar que los padres esperan menos que la rutina de empacar los almuerzos escolares.

Incluso el tipo de persona que disfruta bastante de preparar la cena para una familia puede cansarse rápidamente de preparar y dividir pequeñas porciones de frutas y verduras cortadas en rodajas en pequeños recipientes. Lo mismo ocurre con tirar los sándwiches en su mayoría sin comer al compost al final del día.

Esa es la razón por la que los coautores de un nuevo libro de cocina orientado al año escolar dedican tanta atención a hacer que el almuerzo sea más fácil y más exitoso a través de una planificación inteligente y recetas de alto rendimiento.

El libro de cocina de supervivencia del año escolar (Appetite de Random House, 2017) es el segundo libro muy esperado de los coautores Ceri Marsh y Laura Keogh, fundadoras del popular blog de comida Sweet Potato Chronicles.

La idea del libro surgió mientras los dos estaban de gira por su best-seller. Cómo alimentar a una familia.

& # 8220Lo que realmente escuchamos de los padres es que era el cómo, tanto como el qué, cuando se trataba de la comida lo que realmente los frustraba tanto & # 8212 cómo hacer que suceda cuando tienes niños en la escuela, en equipos, en baile o lo que sea, además de ser un padre trabajador ocupado, & # 8221 Marsh dice.

& # 8220Creo que todos quieren hacer su mejor esfuerzo, pero a veces, cuando miras una semana que está llena, piensas, & # 8216¿Cómo va a suceder esto? & # 8217 & # 8221

Ella y Keogh sintieron que los padres necesitaban que su próximo libro tratara tanto de estrategias como de recetas.

Esas estrategias incluyen encontrar alternativas al sándwich estándar, tan a menudo abandonado y hundido en el fondo de una bolsa de almuerzo (o peor aún, una mochila o casillero).

& # 8220Mis hijos no son fanáticos de los sándwiches, así que siempre trato de pensar en un almuerzo que no sea un sándwich, & # 8221 Marsh dice.

Por lo tanto, la mayoría de las recetas rinden ocho porciones, por lo que quedan sobras para empacar como el evento principal en un almuerzo (o para guardar una cena en otra noche ajetreada).

Y el juego de sobras para el almuerzo del libro también incluye los favoritos del desayuno, como los panqueques de proteínas con requesón que son fáciles de comer con los dedos junto con algunas frutas, edamame, queso bocconcini y tomates cherry.

Las albóndigas de pavo al horno, las empanadas de brócoli y queso y las mini frittatas son solo algunas de las El libro de cocina de supervivencia del año escolar& # 8217s recetas de almuerzo aptas para congeladores que ofrecen una salida al ciclo ingrato de compostaje de sándwiches.

¿Pero es igualmente importante encontrar cosas nuevas para empacar en esas cajas bento y bolsas de almuerzo de Star Wars? Llevar su operación de la hora del almuerzo al proceso de planificación de comidas familiar, dice Marsh.

Si anteriormente simplemente agregaste un poco de carne para el almuerzo al final de la compra de comestibles como una ocurrencia tardía, en cambio, podrías planear tener suficiente pollo o quesadillas sobrantes para cubrir tres días de almuerzos, por ejemplo, además de sopas o envolturas para llevar. para los demás.

Si sus hijos son lo suficientemente grandes, involúcralos en una pequeña preparación de alimentos cuando llegues a casa del supermercado, tal vez lavando y cortando las frutas y verduras para los almuerzos de esa semana y metiéndolas en recipientes.

Marsh dice que también recomienda pasar algo de tiempo & # 8212 idealmente antes de que empiecen las clases & # 8212 preparando la cocina para preparar los almuerzos. Verifique si es necesario reponer los recipientes de alimentos, busque el termo y las bolsas de almuerzo y asegúrese de guardarlos en un lugar a mano. (Ninguna mañana escolar se hace más fácil al tener que arrastrar un taburete por la cocina para alcanzar estas cosas).

Luego, revise la despensa y composte los productos secos rancios para dejar espacio para los alimentos básicos que su familia realmente usa.

Con un poco de trabajo de campo y algo de inspiración en las hermosas imágenes de El libro de cocina de supervivencia del año escolar, tenemos esto.


Estas recetas harán que empacar los almuerzos escolares sea menos complicado

Hay pocos aspectos del regreso a la rutina del año escolar que los padres esperan menos que la rutina de empacar los almuerzos escolares.

Incluso el tipo de persona que disfruta bastante de preparar la cena para una familia puede cansarse rápidamente de preparar y dividir pequeñas porciones de frutas y verduras cortadas en rodajas en pequeños recipientes. Lo mismo ocurre con tirar los sándwiches en su mayoría sin comer al compost al final del día.

Esa es la razón por la que los coautores de un nuevo libro de cocina orientado al año escolar dedican tanta atención a hacer que el almuerzo sea más fácil y más exitoso a través de una planificación inteligente y recetas de alto rendimiento.

El libro de cocina de supervivencia del año escolar (Appetite de Random House, 2017) es el segundo libro muy esperado de los coautores Ceri Marsh y Laura Keogh, fundadoras del popular blog de comida Sweet Potato Chronicles.

La idea del libro surgió mientras los dos estaban de gira por su best-seller. Cómo alimentar a una familia.

& # 8220Lo que realmente escuchamos de los padres es que era el cómo, tanto como el qué, cuando se trataba de la comida lo que realmente los frustraba tanto & # 8212 cómo hacer que suceda cuando tienes niños en la escuela, en equipos, en baile o lo que sea, además de ser un padre trabajador ocupado, & # 8221 Marsh dice.

& # 8220Creo que todos quieren hacer su mejor esfuerzo, pero a veces, cuando miras una semana que está llena, piensas, & # 8216¿Cómo va a suceder esto? & # 8217 & # 8221

Ella y Keogh sintieron que los padres necesitaban que su próximo libro tratara tanto de estrategias como de recetas.

Esas estrategias incluyen encontrar alternativas al sándwich estándar, tan a menudo abandonado y hundido en el fondo de una bolsa de almuerzo (o peor aún, una mochila o casillero).

& # 8220Mis hijos no son fanáticos de los sándwiches, así que siempre trato de pensar en un almuerzo que no sea un sándwich, & # 8221 Marsh dice.

Por lo tanto, la mayoría de las recetas rinden ocho porciones, por lo que quedan sobras para empacar como el evento principal en un almuerzo (o para guardar una cena en otra noche ajetreada).

Y el juego de sobras para el almuerzo del libro también incluye los favoritos del desayuno, como los panqueques de proteínas con requesón que son fáciles de comer con los dedos junto con algunas frutas, edamame, queso bocconcini y tomates cherry.

Las albóndigas de pavo al horno, las empanadas de brócoli y queso y las mini frittatas son solo algunas de las El libro de cocina de supervivencia del año escolar& # 8217s recetas de almuerzo aptas para congeladores que ofrecen una salida al ciclo ingrato de compostaje de sándwiches.

¿Pero es igualmente importante encontrar cosas nuevas para empacar en esas cajas bento y bolsas de almuerzo de Star Wars? Llevar su operación de la hora del almuerzo al proceso de planificación de comidas familiar, dice Marsh.

Si anteriormente simplemente agregaste un poco de carne para el almuerzo al final de la compra de comestibles como una ocurrencia tardía, en cambio, podrías planear tener suficiente pollo o quesadillas sobrantes para cubrir tres días de almuerzos, por ejemplo, además de sopas o envolturas para llevar. para los demás.

Si sus hijos son lo suficientemente grandes, involúcralos en una pequeña preparación de alimentos cuando llegues a casa del supermercado, tal vez lavando y cortando las frutas y verduras para los almuerzos de esa semana y metiéndolas en recipientes.

Marsh dice que también recomienda pasar algo de tiempo & # 8212 idealmente antes de que empiecen las clases & # 8212 preparando la cocina para preparar los almuerzos. Verifique si es necesario reponer los recipientes de alimentos, busque el termo y las bolsas de almuerzo y asegúrese de guardarlos en un lugar a mano. (Ninguna mañana escolar se hace más fácil al tener que arrastrar un taburete por la cocina para alcanzar estas cosas).

Luego, revise la despensa y composte los productos secos rancios para dejar espacio para los alimentos básicos que su familia realmente usa.

Con un poco de trabajo de campo y algo de inspiración en las hermosas imágenes de El libro de cocina de supervivencia del año escolar, tenemos esto.


Estas recetas harán que empacar los almuerzos escolares sea menos complicado

Hay pocos aspectos del regreso a la rutina del año escolar que los padres esperan menos que la rutina de empacar los almuerzos escolares.

Incluso el tipo de persona que disfruta bastante de preparar la cena para una familia puede cansarse rápidamente de preparar y dividir pequeñas porciones de frutas y verduras cortadas en rodajas en pequeños recipientes. Lo mismo ocurre con tirar los sándwiches en su mayoría sin comer al compost al final del día.

Esa es la razón por la que los coautores de un nuevo libro de cocina orientado al año escolar dedican tanta atención a hacer que el almuerzo sea más fácil y más exitoso a través de una planificación inteligente y recetas de alto rendimiento.

El libro de cocina de supervivencia del año escolar (Appetite de Random House, 2017) es el segundo libro muy esperado de los coautores Ceri Marsh y Laura Keogh, fundadoras del popular blog de comida Sweet Potato Chronicles.

La idea del libro surgió mientras los dos estaban de gira por su best-seller. Cómo alimentar a una familia.

& # 8220Lo que realmente escuchamos de los padres es que era el cómo, tanto como el qué, cuando se trataba de la comida lo que realmente los frustraba tanto & # 8212 cómo hacer que suceda cuando tienes niños en la escuela, en equipos, en baile o lo que sea, además de ser un padre trabajador ocupado, & # 8221 Marsh dice.

& # 8220Creo que todos quieren hacer su mejor esfuerzo, pero a veces, cuando miras una semana que está llena, piensas, & # 8216¿Cómo va a suceder esto? & # 8217 & # 8221

Ella y Keogh sintieron que los padres necesitaban que su próximo libro tratara tanto de estrategias como de recetas.

Esas estrategias incluyen encontrar alternativas al sándwich estándar, tan a menudo abandonado y hundido en el fondo de una bolsa de almuerzo (o peor aún, una mochila o casillero).

& # 8220Mis hijos no son fanáticos de los sándwiches, así que siempre trato de pensar en un almuerzo que no sea un sándwich, & # 8221 Marsh dice.

Por lo tanto, la mayoría de las recetas rinden ocho porciones, por lo que quedan sobras para empacar como el evento principal en un almuerzo (o para guardar una cena en otra noche ajetreada).

Y el juego de sobras para el almuerzo del libro también incluye los favoritos del desayuno, como los panqueques de proteínas con requesón que son fáciles de comer con los dedos junto con algunas frutas, edamame, queso bocconcini y tomates cherry.

Las albóndigas de pavo al horno, las empanadas de brócoli y queso y las mini frittatas son solo algunas de las El libro de cocina de supervivencia del año escolar& # 8217s recetas de almuerzo aptas para congeladores que ofrecen una salida al ciclo ingrato de compostaje de sándwiches.

¿Pero es igualmente importante encontrar cosas nuevas para empacar en esas cajas bento y bolsas de almuerzo de Star Wars? Llevar su operación de la hora del almuerzo al proceso de planificación de comidas familiar, dice Marsh.

Si anteriormente simplemente agregaste un poco de carne para el almuerzo al final de la compra de comestibles como una ocurrencia tardía, en cambio, podrías planear tener suficiente pollo o quesadillas sobrantes para cubrir tres días de almuerzos, por ejemplo, además de sopas o envolturas para llevar. para los demás.

Si sus hijos son lo suficientemente grandes, involúcralos en una pequeña preparación de alimentos cuando llegues a casa del supermercado, tal vez lavando y cortando las frutas y verduras para los almuerzos de esa semana y metiéndolas en recipientes.

Marsh dice que también recomienda pasar algo de tiempo & # 8212 idealmente antes de que empiecen las clases & # 8212 preparando la cocina para preparar los almuerzos. Verifique si es necesario reponer los recipientes de alimentos, busque el termo y las bolsas de almuerzo y asegúrese de guardarlos en un lugar a mano. (Ninguna mañana escolar se hace más fácil al tener que arrastrar un taburete por la cocina para alcanzar estas cosas).

Luego, revise la despensa y composte los productos secos rancios para dejar espacio para los alimentos básicos que su familia realmente usa.

Con un poco de trabajo de campo y algo de inspiración en las hermosas imágenes de El libro de cocina de supervivencia del año escolar, tenemos esto.


Estas recetas harán que empacar los almuerzos escolares sea menos complicado

Hay pocos aspectos del regreso a la rutina del año escolar que los padres esperan menos que la rutina de empacar los almuerzos escolares.

Incluso el tipo de persona que disfruta bastante de preparar la cena para una familia puede cansarse rápidamente de preparar y dividir pequeñas porciones de frutas y verduras cortadas en rodajas en pequeños recipientes. Lo mismo ocurre con tirar los sándwiches en su mayoría sin comer al compost al final del día.

Esa es la razón por la que los coautores de un nuevo libro de cocina orientado al año escolar dedican tanta atención a hacer que el almuerzo sea más fácil y más exitoso a través de una planificación inteligente y recetas de alto rendimiento.

El libro de cocina de supervivencia del año escolar (Appetite de Random House, 2017) es el segundo libro muy esperado de los coautores Ceri Marsh y Laura Keogh, fundadoras del popular blog de comida Sweet Potato Chronicles.

La idea del libro surgió mientras los dos estaban de gira por su best-seller. Cómo alimentar a una familia.

& # 8220Lo que realmente escuchamos de los padres es que era el cómo, tanto como el qué, cuando se trataba de la comida lo que realmente los frustraba tanto & # 8212 cómo hacer que suceda cuando tienes niños en la escuela, en equipos, en baile o lo que sea, además de ser un padre trabajador ocupado, & # 8221 Marsh dice.

& # 8220Creo que todos quieren hacer su mejor esfuerzo, pero a veces, cuando miras una semana que está llena, piensas, & # 8216¿Cómo va a suceder esto? & # 8217 & # 8221

Ella y Keogh sintieron que los padres necesitaban que su próximo libro tratara tanto de estrategias como de recetas.

Esas estrategias incluyen encontrar alternativas al sándwich estándar, tan a menudo abandonado y hundido en el fondo de una bolsa de almuerzo (o peor aún, una mochila o casillero).

& # 8220Mis hijos no son fanáticos de los sándwiches, así que siempre trato de pensar en un almuerzo que no sea un sándwich, & # 8221 Marsh dice.

Por lo tanto, la mayoría de las recetas rinden ocho porciones, por lo que quedan sobras para empacar como el evento principal en un almuerzo (o para guardar una cena en otra noche ajetreada).

Y el juego de sobras para el almuerzo del libro también incluye los favoritos del desayuno, como los panqueques de proteínas con requesón que son fáciles de comer con los dedos junto con algunas frutas, edamame, queso bocconcini y tomates cherry.

Las albóndigas de pavo al horno, las empanadas de brócoli y queso y las mini frittatas son solo algunas de las El libro de cocina de supervivencia del año escolar& # 8217s recetas de almuerzo aptas para congeladores que ofrecen una salida al ciclo ingrato de compostaje de sándwiches.

¿Pero es igualmente importante encontrar cosas nuevas para empacar en esas cajas bento y bolsas de almuerzo de Star Wars? Llevar su operación de la hora del almuerzo al proceso de planificación de comidas familiar, dice Marsh.

Si anteriormente simplemente agregaste un poco de carne para el almuerzo al final de la compra de comestibles como una ocurrencia tardía, en cambio, podrías planear tener suficiente pollo o quesadillas sobrantes para cubrir tres días de almuerzos, por ejemplo, además de sopas o envolturas para llevar. para los demás.

Si sus hijos son lo suficientemente grandes, involúcralos en una pequeña preparación de alimentos cuando llegues a casa del supermercado, tal vez lavando y cortando las frutas y verduras para los almuerzos de esa semana y metiéndolas en recipientes.

Marsh dice que también recomienda pasar algo de tiempo & # 8212 idealmente antes de que empiecen las clases & # 8212 preparando la cocina para preparar los almuerzos. Verifique si es necesario reponer los recipientes de alimentos, busque el termo y las bolsas de almuerzo y asegúrese de guardarlos en un lugar a mano. (Ninguna mañana escolar se hace más fácil al tener que arrastrar un taburete por la cocina para alcanzar estas cosas).

Luego, revise la despensa y composte los productos secos rancios para dejar espacio para los alimentos básicos que su familia realmente usa.

Con un poco de trabajo de campo y algo de inspiración en las hermosas imágenes de El libro de cocina de supervivencia del año escolar, tenemos esto.


Estas recetas harán que empacar los almuerzos escolares sea menos complicado

Hay pocos aspectos del regreso a la rutina del año escolar que los padres esperan menos que la rutina de empacar los almuerzos escolares.

Incluso el tipo de persona que disfruta bastante de preparar la cena para una familia puede cansarse rápidamente de preparar y dividir pequeñas porciones de frutas y verduras cortadas en rodajas en pequeños recipientes. Lo mismo ocurre con tirar los sándwiches en su mayoría sin comer al compost al final del día.

Esa es la razón por la que los coautores de un nuevo libro de cocina orientado al año escolar dedican tanta atención a hacer que el almuerzo sea más fácil y más exitoso a través de una planificación inteligente y recetas de alto rendimiento.

El libro de cocina de supervivencia del año escolar (Appetite de Random House, 2017) es el segundo libro muy esperado de los coautores Ceri Marsh y Laura Keogh, fundadoras del popular blog de comida Sweet Potato Chronicles.

La idea del libro surgió mientras los dos estaban de gira por su best-seller. Cómo alimentar a una familia.

& # 8220Lo que realmente escuchamos de los padres es que era el cómo, tanto como el qué, cuando se trataba de la comida lo que realmente los frustraba tanto & # 8212 cómo hacer que suceda cuando tienes niños en la escuela, en equipos, en baile o lo que sea, además de ser un padre trabajador ocupado, & # 8221 Marsh dice.

& # 8220Creo que todos quieren hacer su mejor esfuerzo, pero a veces, cuando miras una semana que está llena, piensas, & # 8216¿Cómo va a suceder esto? & # 8217 & # 8221

Ella y Keogh sintieron que los padres necesitaban que su próximo libro tratara tanto de estrategias como de recetas.

Esas estrategias incluyen encontrar alternativas al sándwich estándar, tan a menudo abandonado y hundido en el fondo de una bolsa de almuerzo (o peor aún, una mochila o casillero).

& # 8220Mis hijos no son fanáticos de los sándwiches, así que siempre trato de pensar en un almuerzo que no sea un sándwich, & # 8221 Marsh dice.

Por lo tanto, la mayoría de las recetas rinden ocho porciones, por lo que quedan sobras para empacar como el evento principal en un almuerzo (o para guardar una cena en otra noche ajetreada).

Y el juego de sobras para el almuerzo del libro también incluye los favoritos del desayuno, como los panqueques de proteínas con requesón que son fáciles de comer con los dedos junto con algunas frutas, edamame, queso bocconcini y tomates cherry.

Las albóndigas de pavo al horno, las empanadas de brócoli y queso y las mini frittatas son solo algunas de las El libro de cocina de supervivencia del año escolar& # 8217s recetas de almuerzo aptas para congeladores que ofrecen una salida al ciclo ingrato de compostaje de sándwiches.

¿Pero es igualmente importante encontrar cosas nuevas para empacar en esas cajas bento y bolsas de almuerzo de Star Wars? Llevar su operación de la hora del almuerzo al proceso de planificación de comidas familiar, dice Marsh.

Si anteriormente simplemente agregaste un poco de carne para el almuerzo al final de la compra de comestibles como una ocurrencia tardía, en cambio, podrías planear tener suficiente pollo o quesadillas sobrantes para cubrir tres días de almuerzos, por ejemplo, además de sopas o envolturas para llevar. para los demás.

Si sus hijos son lo suficientemente grandes, involúcralos en una pequeña preparación de alimentos cuando llegues a casa del supermercado, tal vez lavando y cortando las frutas y verduras para los almuerzos de esa semana y metiéndolas en recipientes.

Marsh dice que también recomienda pasar algo de tiempo & # 8212 idealmente antes de que empiecen las clases & # 8212 preparando la cocina para preparar los almuerzos. Verifique si es necesario reponer los recipientes de alimentos, busque el termo y las bolsas de almuerzo y asegúrese de guardarlos en un lugar a mano. (Ninguna mañana escolar se hace más fácil al tener que arrastrar un taburete por la cocina para alcanzar estas cosas).

Luego, revise la despensa y composte los productos secos rancios para dejar espacio para los alimentos básicos que su familia realmente usa.

Con un poco de trabajo de campo y algo de inspiración en las hermosas imágenes de El libro de cocina de supervivencia del año escolar, tenemos esto.


Estas recetas harán que empacar los almuerzos escolares sea menos complicado

Hay pocos aspectos del regreso a la rutina del año escolar que los padres esperan menos que la rutina de empacar los almuerzos escolares.

Incluso el tipo de persona que disfruta bastante de preparar la cena para una familia puede cansarse rápidamente de preparar y dividir pequeñas porciones de frutas y verduras cortadas en rodajas en pequeños recipientes. Lo mismo ocurre con tirar los sándwiches en su mayoría sin comer al compost al final del día.

Esa es la razón por la que los coautores de un nuevo libro de cocina orientado al año escolar dedican tanta atención a hacer que el almuerzo sea más fácil y más exitoso a través de una planificación inteligente y recetas de alto rendimiento.

El libro de cocina de supervivencia del año escolar (Appetite de Random House, 2017) es el segundo libro muy esperado de los coautores Ceri Marsh y Laura Keogh, fundadoras del popular blog de comida Sweet Potato Chronicles.

La idea del libro surgió mientras los dos estaban de gira por su best-seller. Cómo alimentar a una familia.

& # 8220Lo que realmente escuchamos de los padres es que era el cómo, tanto como el qué, cuando se trataba de la comida lo que realmente los frustraba tanto & # 8212 cómo hacer que suceda cuando tienes niños en la escuela, en equipos, en baile o lo que sea, además de ser un padre trabajador ocupado, & # 8221 Marsh dice.

& # 8220Creo que todos quieren hacer su mejor esfuerzo, pero a veces, cuando miras una semana que está llena, piensas, & # 8216¿Cómo va a suceder esto? & # 8217 & # 8221

Ella y Keogh sintieron que los padres necesitaban que su próximo libro tratara tanto de estrategias como de recetas.

Esas estrategias incluyen encontrar alternativas al sándwich estándar, tan a menudo abandonado y hundido en el fondo de una bolsa de almuerzo (o peor aún, una mochila o casillero).

& # 8220Mis hijos no son fanáticos de los sándwiches, así que siempre trato de pensar en un almuerzo que no sea un sándwich, & # 8221 Marsh dice.

Por lo tanto, la mayoría de las recetas rinden ocho porciones, por lo que quedan sobras para empacar como el evento principal en un almuerzo (o para guardar una cena en otra noche ajetreada).

Y el juego de sobras para el almuerzo del libro también incluye los favoritos del desayuno, como los panqueques de proteínas con requesón que son fáciles de comer con los dedos junto con algunas frutas, edamame, queso bocconcini y tomates cherry.

Las albóndigas de pavo al horno, las empanadas de brócoli y queso y las mini frittatas son solo algunas de las El libro de cocina de supervivencia del año escolar& # 8217s recetas de almuerzo aptas para congeladores que ofrecen una salida al ciclo ingrato de compostaje de sándwiches.

¿Pero es igualmente importante encontrar cosas nuevas para empacar en esas cajas bento y bolsas de almuerzo de Star Wars? Llevar su operación de la hora del almuerzo al proceso de planificación de comidas familiar, dice Marsh.

Si anteriormente simplemente agregaste un poco de carne para el almuerzo al final de la compra de comestibles como una ocurrencia tardía, en cambio, podrías planear tener suficiente pollo o quesadillas sobrantes para cubrir tres días de almuerzos, por ejemplo, además de sopas o envolturas para llevar. para los demás.

Si sus hijos son lo suficientemente grandes, involúcralos en una pequeña preparación de alimentos cuando llegues a casa del supermercado, tal vez lavando y cortando las frutas y verduras para los almuerzos de esa semana y metiéndolas en recipientes.

Marsh dice que también recomienda pasar algo de tiempo & # 8212 idealmente antes de que empiecen las clases & # 8212 preparando la cocina para preparar los almuerzos. Verifique si es necesario reponer los recipientes de alimentos, busque el termo y las bolsas de almuerzo y asegúrese de guardarlos en un lugar a mano. (Ninguna mañana escolar se hace más fácil al tener que arrastrar un taburete por la cocina para alcanzar estas cosas).

Luego, revise la despensa y composte los productos secos rancios para dejar espacio para los alimentos básicos que su familia realmente usa.

Con un poco de trabajo de campo y algo de inspiración en las hermosas imágenes de El libro de cocina de supervivencia del año escolar, tenemos esto.


Estas recetas harán que empacar los almuerzos escolares sea menos complicado

Hay pocos aspectos del regreso a la rutina del año escolar que los padres esperan menos que la rutina de empacar los almuerzos escolares.

Incluso el tipo de persona que disfruta bastante de preparar la cena para una familia puede cansarse rápidamente de preparar y dividir pequeñas porciones de frutas y verduras cortadas en rodajas en pequeños recipientes. Lo mismo ocurre con tirar los sándwiches en su mayoría sin comer al compost al final del día.

Esa es la razón por la que los coautores de un nuevo libro de cocina orientado al año escolar dedican tanta atención a hacer que el almuerzo sea más fácil y más exitoso a través de una planificación inteligente y recetas de alto rendimiento.

El libro de cocina de supervivencia del año escolar (Appetite de Random House, 2017) es el segundo libro muy esperado de los coautores Ceri Marsh y Laura Keogh, fundadoras del popular blog de comida Sweet Potato Chronicles.

La idea del libro surgió mientras los dos estaban de gira por su best-seller. Cómo alimentar a una familia.

& # 8220Lo que realmente escuchamos de los padres es que era el cómo, tanto como el qué, cuando se trataba de la comida lo que realmente los frustraba tanto & # 8212 cómo hacer que suceda cuando tienes niños en la escuela, en equipos, en baile o lo que sea, además de ser un padre trabajador ocupado, & # 8221 Marsh dice.

& # 8220Creo que todos quieren hacer su mejor esfuerzo, pero a veces, cuando miras una semana que está llena, piensas, & # 8216¿Cómo va a suceder esto? & # 8217 & # 8221

Ella y Keogh sintieron que los padres necesitaban que su próximo libro tratara tanto de estrategias como de recetas.

Esas estrategias incluyen encontrar alternativas al sándwich estándar, tan a menudo abandonado y hundido en el fondo de una bolsa de almuerzo (o peor aún, una mochila o casillero).

& # 8220Mis hijos no son fanáticos de los sándwiches, así que siempre trato de pensar en un almuerzo que no sea un sándwich, & # 8221 Marsh dice.

Por lo tanto, la mayoría de las recetas rinden ocho porciones, por lo que quedan sobras para empacar como el evento principal en un almuerzo (o para guardar una cena en otra noche ajetreada).

Y el juego de sobras para el almuerzo del libro también incluye los favoritos del desayuno, como los panqueques de proteínas con requesón que son fáciles de comer con los dedos junto con algunas frutas, edamame, queso bocconcini y tomates cherry.

Las albóndigas de pavo al horno, las empanadas de brócoli y queso y las mini frittatas son solo algunas de las El libro de cocina de supervivencia del año escolar& # 8217s recetas de almuerzo aptas para congeladores que ofrecen una salida al ciclo ingrato de compostaje de sándwiches.

¿Pero es igualmente importante encontrar cosas nuevas para empacar en esas cajas bento y bolsas de almuerzo de Star Wars? Llevar su operación de la hora del almuerzo al proceso de planificación de comidas familiar, dice Marsh.

Si anteriormente simplemente agregaste un poco de carne para el almuerzo al final de la compra de comestibles como una ocurrencia tardía, en cambio, podrías planear tener suficiente pollo o quesadillas sobrantes para cubrir tres días de almuerzos, por ejemplo, además de sopas o envolturas para llevar. para los demás.

If your kids are big enough, engage them in a little food prep when you get home from the grocery store, perhaps washing and chopping the fruit and vegetables for that week’s lunches and getting them into containers.

Marsh says she also recommends spending some time — ideally before school starts — getting the kitchen ready for packing lunches. Check to see if food containers need to be replenished, find the Thermos and lunch bags and make sure you’re storing them in a handy spot. (No school morning is made easier by having to drag a stool across the kitchen to reach this stuff.)

Next, go through the pantry and compost stale dry goods to make space for the staples your family really uses.

With a little legwork out of the way and some inspiration from the beautiful images in The School Year Survival Cookbook, we’ve got this.


These recipes will make packing school lunches less of a chore

There are few aspects of returning to the routine of the school year that parents look forward to less than the grind of packing school lunches.

Even the sort of person who gets a fair amount of pleasure from making dinner for a family can tire quickly of prepping and dividing little portions of sliced up fruit and vegetables into tiny containers. Ditto tossing mostly uneaten sandwiches into the compost at the end of the day.

That’s why the co-authors of a new cookbook geared to the school year devote so much attention to making lunch easier and more successful through smart planning and high-yield recipes.

The School Year Survival Cookbook (Appetite by Random House, 2017) is the highly anticipated second book by co-authors Ceri Marsh and Laura Keogh, founders of the popular food blog Sweet Potato Chronicles.

The idea for the book actually emerged while the two were on tour for their bestselling How to Feed a Family.

“What we really heard from parents is that it was the how, as much as the what, when it came to food that was really frustrating them so much — how to make it happen when you’ve got kids in school, on teams, in dance or whatever, as well as being a busy working parent yourself,” Marsh says.

“I think everyone wants to do their best, but sometimes when you look at a week that is just packed you think, ‘How is this going to happen?’”

She and Keogh felt parents needed their next book to be as much about the strategies as the recipes.

Those strategies include finding alternatives to standard sandwich, so often left forlorn and saggy at the bottom of a lunch bag (or worse, a backpack or locker).

“My kids are not fans of sandwiches so I am always trying to think of a non-sandwich lunch,” Marsh says.

Hence, most of the recipes yield eight servings so there are leftovers to pack as the main event in a lunch (or to tuck away for a dinner on another busy night).

And the book’s lunchtime leftover game encompasses breakfast favourites, too, like the protein pancakes with cottage cheese that make for easy finger foods packed alongside some fruit, edamame, bocconcini cheese and cherry tomatoes.

Baked turkey meatballs, broccoli-and-cheese patties and mini frittatas are just a few of the The School Year Survival Cookbook’s freezer-friendly lunch recipes offering a way out of the thankless cycle of composting sandwiches.

But equally important to finding new things to pack in those bento boxes and Star Wars lunch bags? Bringing your lunchtime operation into the family meal-planning process, Marsh says.

If previously you’d simply tacked some lunch meat on to the end of grocery shopping as an afterthought, you might instead plan to have enough leftover chicken or quesadillas to account for three days of lunches, for example, plus go-to soups or wraps for the others.

If your kids are big enough, engage them in a little food prep when you get home from the grocery store, perhaps washing and chopping the fruit and vegetables for that week’s lunches and getting them into containers.

Marsh says she also recommends spending some time — ideally before school starts — getting the kitchen ready for packing lunches. Check to see if food containers need to be replenished, find the Thermos and lunch bags and make sure you’re storing them in a handy spot. (No school morning is made easier by having to drag a stool across the kitchen to reach this stuff.)

Next, go through the pantry and compost stale dry goods to make space for the staples your family really uses.

With a little legwork out of the way and some inspiration from the beautiful images in The School Year Survival Cookbook, we’ve got this.


These recipes will make packing school lunches less of a chore

There are few aspects of returning to the routine of the school year that parents look forward to less than the grind of packing school lunches.

Even the sort of person who gets a fair amount of pleasure from making dinner for a family can tire quickly of prepping and dividing little portions of sliced up fruit and vegetables into tiny containers. Ditto tossing mostly uneaten sandwiches into the compost at the end of the day.

That’s why the co-authors of a new cookbook geared to the school year devote so much attention to making lunch easier and more successful through smart planning and high-yield recipes.

The School Year Survival Cookbook (Appetite by Random House, 2017) is the highly anticipated second book by co-authors Ceri Marsh and Laura Keogh, founders of the popular food blog Sweet Potato Chronicles.

The idea for the book actually emerged while the two were on tour for their bestselling How to Feed a Family.

“What we really heard from parents is that it was the how, as much as the what, when it came to food that was really frustrating them so much — how to make it happen when you’ve got kids in school, on teams, in dance or whatever, as well as being a busy working parent yourself,” Marsh says.

“I think everyone wants to do their best, but sometimes when you look at a week that is just packed you think, ‘How is this going to happen?’”

She and Keogh felt parents needed their next book to be as much about the strategies as the recipes.

Those strategies include finding alternatives to standard sandwich, so often left forlorn and saggy at the bottom of a lunch bag (or worse, a backpack or locker).

“My kids are not fans of sandwiches so I am always trying to think of a non-sandwich lunch,” Marsh says.

Hence, most of the recipes yield eight servings so there are leftovers to pack as the main event in a lunch (or to tuck away for a dinner on another busy night).

And the book’s lunchtime leftover game encompasses breakfast favourites, too, like the protein pancakes with cottage cheese that make for easy finger foods packed alongside some fruit, edamame, bocconcini cheese and cherry tomatoes.

Baked turkey meatballs, broccoli-and-cheese patties and mini frittatas are just a few of the The School Year Survival Cookbook’s freezer-friendly lunch recipes offering a way out of the thankless cycle of composting sandwiches.

But equally important to finding new things to pack in those bento boxes and Star Wars lunch bags? Bringing your lunchtime operation into the family meal-planning process, Marsh says.

If previously you’d simply tacked some lunch meat on to the end of grocery shopping as an afterthought, you might instead plan to have enough leftover chicken or quesadillas to account for three days of lunches, for example, plus go-to soups or wraps for the others.

If your kids are big enough, engage them in a little food prep when you get home from the grocery store, perhaps washing and chopping the fruit and vegetables for that week’s lunches and getting them into containers.

Marsh says she also recommends spending some time — ideally before school starts — getting the kitchen ready for packing lunches. Check to see if food containers need to be replenished, find the Thermos and lunch bags and make sure you’re storing them in a handy spot. (No school morning is made easier by having to drag a stool across the kitchen to reach this stuff.)

Next, go through the pantry and compost stale dry goods to make space for the staples your family really uses.

With a little legwork out of the way and some inspiration from the beautiful images in The School Year Survival Cookbook, we’ve got this.


These recipes will make packing school lunches less of a chore

There are few aspects of returning to the routine of the school year that parents look forward to less than the grind of packing school lunches.

Even the sort of person who gets a fair amount of pleasure from making dinner for a family can tire quickly of prepping and dividing little portions of sliced up fruit and vegetables into tiny containers. Ditto tossing mostly uneaten sandwiches into the compost at the end of the day.

That’s why the co-authors of a new cookbook geared to the school year devote so much attention to making lunch easier and more successful through smart planning and high-yield recipes.

The School Year Survival Cookbook (Appetite by Random House, 2017) is the highly anticipated second book by co-authors Ceri Marsh and Laura Keogh, founders of the popular food blog Sweet Potato Chronicles.

The idea for the book actually emerged while the two were on tour for their bestselling How to Feed a Family.

“What we really heard from parents is that it was the how, as much as the what, when it came to food that was really frustrating them so much — how to make it happen when you’ve got kids in school, on teams, in dance or whatever, as well as being a busy working parent yourself,” Marsh says.

“I think everyone wants to do their best, but sometimes when you look at a week that is just packed you think, ‘How is this going to happen?’”

She and Keogh felt parents needed their next book to be as much about the strategies as the recipes.

Those strategies include finding alternatives to standard sandwich, so often left forlorn and saggy at the bottom of a lunch bag (or worse, a backpack or locker).

“My kids are not fans of sandwiches so I am always trying to think of a non-sandwich lunch,” Marsh says.

Hence, most of the recipes yield eight servings so there are leftovers to pack as the main event in a lunch (or to tuck away for a dinner on another busy night).

And the book’s lunchtime leftover game encompasses breakfast favourites, too, like the protein pancakes with cottage cheese that make for easy finger foods packed alongside some fruit, edamame, bocconcini cheese and cherry tomatoes.

Baked turkey meatballs, broccoli-and-cheese patties and mini frittatas are just a few of the The School Year Survival Cookbook’s freezer-friendly lunch recipes offering a way out of the thankless cycle of composting sandwiches.

But equally important to finding new things to pack in those bento boxes and Star Wars lunch bags? Bringing your lunchtime operation into the family meal-planning process, Marsh says.

If previously you’d simply tacked some lunch meat on to the end of grocery shopping as an afterthought, you might instead plan to have enough leftover chicken or quesadillas to account for three days of lunches, for example, plus go-to soups or wraps for the others.

If your kids are big enough, engage them in a little food prep when you get home from the grocery store, perhaps washing and chopping the fruit and vegetables for that week’s lunches and getting them into containers.

Marsh says she also recommends spending some time — ideally before school starts — getting the kitchen ready for packing lunches. Check to see if food containers need to be replenished, find the Thermos and lunch bags and make sure you’re storing them in a handy spot. (No school morning is made easier by having to drag a stool across the kitchen to reach this stuff.)

Next, go through the pantry and compost stale dry goods to make space for the staples your family really uses.

With a little legwork out of the way and some inspiration from the beautiful images in The School Year Survival Cookbook, we’ve got this.


Ver el vídeo: Το νέο Thermomix!The New Thermomix! (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Gervase

    Pido disculpas por interferir ... Entiendo este problema. Te invito a una discusión.

  2. Moogugami

    Creo que no tienes razón. Estoy seguro. Puedo probarlo. Escribe en PM, hablamos.

  3. Banaing

    Gracias por una explicación.

  4. Herve

    Es obvio, no te equivocaste

  5. Barwolf

    Le sugiero que visite un sitio que tenga mucha información sobre el tema que le interese.

  6. Fahy

    ¿No me das minuto?

  7. Qutaybah

    Creo que está equivocado. Estoy seguro.



Escribe un mensaje